7 habilidades importantes que todo traductor debería tener

Ser un traductor no es solo la cantidad de calificaciones que tiene o las palabras que conoce en dos, tres (o más) idiomas. Si te ganas la vida como traductor, sabrás que reemplazar una palabra por otra no es lo que implica la traducción. Hay muchas habilidades que todo traductor debería tener, incluida la capacidad de comprender el contexto más amplio y crear significado en el idioma de destino, tal como se indica en el sitio web https://ganadineroenpijamas.bonocb.com/.

Ser un traductor es un trabajo desafiante y requiere mucho talento, estudio y mucho trabajo para dominar. La mayoría de los idiomas viven y cambian a medida que nuestro mundo evoluciona. Los traductores necesitan desarrollar permanentemente sus habilidades y mantenerse conectados con al menos dos culturas diferentes. Si eso no fuera suficiente, revise las siguientes siete habilidades importantes que todo traductor debería tener:

1. Escuchar

Por extraño que parezca, ser un buen oyente es esencial para ser un buen traductor y una de las habilidades más importantes que todo traductor debe tener. Siempre lea el texto antes de comenzar, o escuche completamente la grabación para comprender el contexto. Si tiene alguna duda, haga preguntas relevantes e intente visualizar el mensaje que el autor desea enviar. Recuerda que no se trata de ti o de cómo dirías las cosas, así que aprende a escuchar y seguir las instrucciones.

Puede practicar sus habilidades de escucha durante las horas de trabajo y en la vida cotidiana. Haga un punto de realmente escuchar a la gente a su alrededor para entenderlos. No solo les dé las respuestas inteligentes o sugerencias que piensen que quieren escuchar. A largo plazo, esta habilidad te ayudará a desarrollar mejores relaciones laborales y personales.

2. Escribir

Las habilidades de escritura tanto en su lengua materna como en la de destino son importantes. Mucha gente dice que ser un buen escritor es un talento, no una habilidad, pero esto no es del todo cierto. Puedes aprender a ser escritor, al igual que con cualquier otra profesión. E incluso si eres un natural, igual necesitarás estudiar para perfeccionar tu gramática y el uso de la sintaxis.
Vaya a clases de escritura, lea libros técnicos, tome cursos en línea y manténgase al día con los cambios de vocabulario y ortografía. Los idiomas modernos evolucionan constantemente y amplían su vocabulario, así que asegúrese de estar actualizado en todo momento. Ser capaz de adaptarse a estos cambios es vital para producir traducciones de alta calidad.

Leer también puede ayudarlo a mejorar sus habilidades de escritura. Por lo tanto, intente leer al menos un libro al mes en cada idioma con el que trabaje. ¡Puede parecer mucho cuando ya estás trabajando duro! Pero gracias a la tecnología moderna, puede llevar consigo su libro electrónico y leer cada vez que tenga la oportunidad.

3. Inteligencia cultural

Como traductor, a menudo tiene que lidiar con la barrera cultural entre dos países diferentes. Seguramente aprenderá sobre esto cuando estudie el idioma, aunque la inteligencia cultural no es algo que se enseña en un diccionario.

Para poder darle todo a una traducción, especialmente cuando se requieren técnicas de localización o transcreación, deberá ser culturalmente inteligente. Deberá poder simpatizar con la audiencia que leerá su texto traducido.

La inteligencia cultural no solo mejorará tus habilidades como traductor, sino que también te ayudará a trabajar con personas de diferentes orígenes. Podrá evaluar los motivos de una persona para comportarse de cierta manera y convertirse en un mejor administrador. ¡También crearás amigos más interesantes de todos los ámbitos de la vida!

4. Conocimiento especializado

La mayoría de los traductores también tienen una especialización en al menos un campo. Este es un paso inteligente, ya que ampliará los proyectos en los que puede trabajar, así como también el precio que puede cobrar. Desde la medicina, hasta la informática, desde el derecho hasta la biotecnología, es fundamental poder comprender la jerga especializada dentro del lenguaje. No cualquiera puede traducir documentos legales, textos técnicos o informes científicos.

Tener un título o una certificación en un dominio específico le dará acceso a clientes de perfil más alto e incluso lo hará una autoridad en el campo. ¡Esto conducirá a la repetición de negocios y al desbordamiento de la bandeja de entrada! Que lindo problema tener!

5. Observación

No tiene que ser Sherlock Holmes aquí, pero ayuda a prestar atención a lo que dice la gente y, lo más importante, a cómo lo dicen. Jerga, frases coloquiales, construcciones especiales, éstas raramente se encuentran en diccionarios y guías. La única forma de saber cómo usarlos correctamente es observando cuidadosamente a los hablantes nativos.

Intenta convertirte en un coleccionista de palabras en todos tus idiomas de interés, desde el ruso y el ucraniano, hasta el inglés, el chino o el árabe. Términos técnicos, nuevos conceptos, patrones y cualquier otra cosa que pueda ayudarlo a comprender cómo piensan los nativos. Los medios sociales pueden ser una buena fuente para esto.

Puede desarrollar aún más sus habilidades de observación viajando, viendo programas de televisión y películas, leyendo libros, blogs y periódicos. Unirse a un club intercultural, donde se reúnen personas de diversos países, también es una gran alternativa si no tienes tiempo o recursos para viajar.

6. Habilidades informáticas

A medida que más clientes requieren que las traducciones se realicen directamente en sus sitios web o a través de sus aplicaciones internas, deberá mejorar constantemente sus conocimientos de informática. Si está trabajando en proyectos grandes, trabajar con memorias de traducción y glosarios aumentará su eficiencia.

Invierta en una computadora decente con las últimas versiones de los programas que utiliza con frecuencia, como Word y Excel. También vale la pena invertir en la mejor conexión a Internet posible, especialmente si necesita realizar llamadas en línea con sus clientes. Aprender a investigar en línea y los mejores recursos para visitar también lo ayudarán a comprender los proyectos que traduce.

7. Manejo del tiempo

La mayoría de los traductores trabajan desde su casa o toman proyectos individuales como profesionales independientes, por lo que aprender a organizar sus horas de trabajo es imprescindible. El tiempo es dinero, por lo que debe aprender a mantener un horario de trabajo constante. Intenta organizar un espacio de trabajo dentro de tu casa y limita las distracciones mientras trabajas, lo que incluye tus descansos de 10-15 minutos en Facebook. Hay muchas aplicaciones que puede descargar para ayudarlo a organizar mejor su tiempo, así que consulte la mejor para usted.

Necesita mucho tiempo y práctica para convertirse en un buen traductor. ¡Pero domine estas siete habilidades y se convertirá en un gran traductor! Aprenda a evaluarse a sí mismo objetivamente y nunca suponga que no tiene nada más que aprender. Este es un trabajo desafiante, donde tienes que cambiar de estilo y reinventarte casi cada vez que comienzas un nuevo proyecto. Pero también brinda una gran satisfacción cada vez que recibe comentarios positivos de sus clientes y negocios repetidos.

Comments are Disabled